Antepalabra


Para hablar hay que superar la tiranía de la velocidad.
Distanciarse del vértigo;  superar el miedo;  dar inicio a la resistencia.
Esa, "una interminable derrota".
--Camus





No consigo el reposo. La prosa si acaso reflexiva, me sostiene y estructura en este espacio breve de contención fingida. Adoquinado esculpido, roca ígnea que se dispersa con la misma inmediatez en la que no creemos vivir. Si asoma un vestigio de lucidez (herida), un reclamo, un estadio de urgencia se volatiliza sin excusas semánticas; subyacente, la intención de inmortalidad que guarezca la palabra; la fe codiciosa que nos ampare para eternizar lo efímero.
 Se aglutina la piel, piel piedra, piel pompeyana ¿Recuerdas? Y cortamos con un filo de frontera, cada cuerpo, cada sombra, cada batalla que libramos, cada tragedia y sus testigos para lindes de nuevos campos y sementales que renueven el sustrato sin pretextos.

 Lo sé. Sé que existe un resquicio milenario para el vaho avinagrado de la sangre. Una hendidura primigenia, una grieta de inocencia y lanza. Tal vez, amor, deberíamos habituarnos a la excusa, someternos a la ética de la conformidad y ser testigos de la ausencia, la estupidez, la desidia, y la patética meritocracia de los obtusos.

 Me hablas de puentes tendidos al sueño, de fragmentos de amor (y obediencia) y yo te ignoro. Absorta en la epifanía que dicta la ansiedad de mi espíritu, pienso que un antes, perfecto, del final irremediable sería un “tú, yo, una casa de tres muros y el hábito de convalecer durmiendo mi boca ortigada”



23 comentarios:

  1. Esa hendidura primigenia nos da la permanencia del momento. Y yo no necesito otra.

    ResponderEliminar
  2. bonito texto andrea. la cita acompaña notablemente.

    saludos.

    ResponderEliminar
  3. A veces la convivencia mata el más intenso de los amores...y los sueños...y es difícil elegir.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Un texto muy envolvente..me gusta...un beso...

    ResponderEliminar
  5. Joder, qué bien escribes. Me largo, pero contenta, hoy descubrí un buen blog.

    ResponderEliminar
  6. sos tan hermosa cuando escribís...
    te abrazo siempre!

    ResponderEliminar
  7. COmo simpre, tus textos me obligan a hacer un esfuerzo, releerlos, reflexionar, y cuando creo haberlos entendido, los vuelvo a leer y descubro cosas nuevas.

    Muchas gracias.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  8. con sabor a menta y chocolate se vivencia tu texto. Es tan rico en trama y expresión que te deja suspendida en el ambiente creado. Palpitando los sentires.
    Excelente tu prosa, una maravilla.
    Te felicito y te dejo un abrazote!!!

    ResponderEliminar
  9. Estupendas siempre, las cosas que nos dejas.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Nos endurecemos mi querida Andrea. Como dices piel roca, piel ponpeyana... Tan cierto!
    Creamos límites sabiéndo que al final tal vez seamos todos un solo ser.
    Exclente post como siempre!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  11. me gusta la menta..., y me gusta el chocolate..., y siempre que los como me producen diferentes sensaciones muy por detrás del paladar..., tal como tus reflexiones y versos, pero en mi mente...

    abrazo, Ricardo

    ResponderEliminar
  12. Escribes muy bien, un grato placer pasar a leerte.
    te deseo una feliz semana.

    ResponderEliminar
  13. Buenas! ando sin tiempo, sin paciencia, sin parar, pero quería darte un beso por todos tus coment...cuando baje el ritmo te leo saboreando, de mientras abracicos de colores!

    ResponderEliminar
  14. Un texto que parece arrojarnos al rostro lo que dice... mientras lo leía, sentía estallar las palabras frente a mí.
    Besos.
    HD

    ResponderEliminar
  15. Me encanta tu escritura es sobrebia, excelente texto

    Me dejas pensando en la soledad, en la vida y la ansiedad por vivir con fuerza y con ganas de escapar a otro cielo a otro mundo, me gustó mucho, besos

    ResponderEliminar
  16. Aunque es necesario acudir al diccionario para descifrar algunas palabras, lo tuyo es un texto soberbio y letal.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  17. Tu prosa es genial y profunda a la vez, un verdadero deleite para quien te lee por eso siempre es tan placentero hacer un alto aquí , invitas a la reflexión.

    Besos
    REM

    ResponderEliminar
  18. hay que ser valientes en la vida .... pero ojo no es fácil.

    ResponderEliminar
  19. Metida en el discurso la oruga del reclamo apolillado de rutina va revolviéndose frente a los ojos del lector que, finalmente, atina a dar con el invisible destinatario.
    Cuando los textos disparan la imaginación, han cumplido su cometido. Felicitaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar