In albis

“…Dime que no solo un réquiem
puede ya expurgar
venéreas traiciones,
porque entre nosotros
jamás se alzará la indiferencia.
Basta de comulgar con un cinismo
de declarada patente,
sin duda somos viejos desconocidos…”
--Gaudeamus, Rafael Indi
Siempre fuimos ordenados, eso sí. Si por algo hemos destacado es por nuestro pulcro registro de despojos, cartografía de calamidades, de carne hendida, en-carne viva o muerta. Muertos, muertos de heráldica, porque si algo nos sobra, es nobleza en ese sacramento penitencial de quebrarnos el espíritu.

Y aún no sabemos estar solos, a pesar de aquellos pródigos domicilios de memoria donde ciframos el mundo de los vivos, a costa del vértigo de ser espectro y confesarlo.
Yo confieso. Te confieso que en aquel espacio estanco de demorada entrega, blandí el acero, crujió de astillas y nos mermó el cuerpo.
Il tempo fermo. Meridiana claridad la nuestra, reverberando la luz de la carne en torrenteras de cenizas, cauces, lechos, ríos de conciencia, nada.

Esta vergüenza mía, es este parir a la intemperie con obcecada hidalguía.

19 comentarios:

  1. Ha sido un auténtico placer leerte, una prosa (¿Prosa poética?)de muchos quilates.


    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con este comentarista :)

      Bss

      Eliminar
  2. Seguimos sin saber estar solos y espero que todos participen de esta ignorancia.

    Besos, Andrea

    ResponderEliminar
  3. A partir de la intemperie es fácil sentir vergüenza. Y pudor.

    ResponderEliminar
  4. Andrea te confieso que tus palabras sugieren...vuelan libres y alcanzan a tocar los sentidos al terminar de leerlas
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Pero que bien escribe mi "chiclecito"; prosa, poemas, música, descubrimientos...
    Obligas a vivir esperando "Cositas tuyas" que me gustan más que las "Cosas mías"... ¡Cuántos besos...!

    ResponderEliminar
  6. Vine, como siempre, al sonar de tu flauta que me hipnotiza... y te leo y me encanta.
    Mil besos :)

    ResponderEliminar
  7. Tengo un terror existencial a estar solo, tengo...

    ResponderEliminar
  8. nena nena...

    me encanta... cada vez que publicás vengo con una alegría a leerte! ya sé que me llevo de acá terrible aguja atravesada siempre, y sin embargo me atraviesa tan hermosamente que no podría evitarlo!

    te abrazo

    ResponderEliminar
  9. Andrea, me quedé leyendo doblemente tu entrada como lo hago con las entradas que me hacen pensar y sentir. Tienes mucho talento una prosa poética como bien dice el gatito de cenizas.
    Excelente texto, besos

    ResponderEliminar
  10. desde mi suelo de soledades me llevo una delicia de la intemperie de tu alma la cual es solo compañía, multitudes, como siempre encantado por tus momentos en palabras, besos

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Andrea, precisa, clara, transparente.

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno, Andrea, vengo poco, pero nunca me voy desilusionado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. cantame algo mas, que me ha encantao!
    la ultima frase de este texto es brutal!
    un saludo

    ResponderEliminar
  14. El saber decir, sin la estrafalaria exhibición de diccionarios abiertos, sin el ropaje pueril de quedar bien con alguien ¡simplemente saber decir, saber escribir! Ingeligencia, palabra madura, nacarada de sabiduría y de ese querer decir. La palabra, está visto, es tu aliada, la manejas a tu sabor y antojo, para satisfacción de un lector que se va sonriendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Le estoy cogiendo gusto a pasearme por tus letras.... :)


    Bss

    ResponderEliminar