A la altura de los hechos


Pon tu frente sobre mi frente y tu mano
en mi mano.
Y hazme los juramentos que romperás
mañana.
Y lloremos hasta que amanezca,
mi pequeña fogosa.

Paul Verlaine.

A veces me creo y no.

Otras tantas me perdono no llorar la realidad de lo obvio. Hace mucho que dejé de llorar la potestad inútil de la palabra y su pecado virginal.

¿Qué nos empuja a la clausura? ¿Qué nos imprime esa aura incandescente de viejos albores? Algo yace inmóvil. Algo que nos sujeta el ánimo hasta la parálisis mientras arañamos la lluvia que apenas nos satisface, mientras la necesidad juega a fulgir un verdor de trepadora en la memoria.
Una memoria construida en la anticipación de una noche caníbal donde el sexo se sujetaba al amor en un abrazo endémico.
La noche, un mínimo gesto que no me causa más desorden que volarme bajo el pecho.

Alguna vez podría abandonar todo gesto hostil, todo símbolo que me preceda protegiéndome de malherirme. Podría y no.
Podría ensayar gestos sustitutos que se inicien, que prosperen, que se filtren por complacencia. Podría y no. Un no silabeado en miles de oscuridades izadas cuando mis huesos me hablan de miles de visiones antecesoras.
Quisiera suponer una gran rebelión de mi parte, un negarme nacido desde el pozo del alma y con el cuerpo asintiendo, tocarte.
Tocarte de cerca, apenas cerca como una emboscada que intuyes y no eludes. Una artimaña de trama compleja, de peligrosa confianza.

Lo cierto es que no me caben los ojos en tanta ternura y en el nombre de tu nombre me hiere el costado una sangría de renuncias prodigiosas que no mareamos de goces absurdos.




Cae un Dios que nos mira a los ojos del porvenir, marca de vapor casi fragmentada, la fruición de dos oscuridades escandalosas, agnosia y efeméride del día aquel en que se empezó a arder de cara, de pie...

25 comentarios:

  1. Porque es inútil protegernos: lo que ha de llegar, legará. Aunque sea un incendio y nos arrase.

    ResponderEliminar
  2. No se pueden sustituir o disimular los gestos que te salen del alma, porque ellos no se reconocerían en ti. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Es muy probable que la sensación de protección sea falsa e ilusoria, pero tampoco se puede vivir con la certeza de ser vulnerables todo el tiempo...duraríamos muy poco.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Andrea, estás loca?

    me andás queriendo morir¿?

    qué bien escribís, me encanta

    ResponderEliminar
  5. Perfecto!
    un abrazo querida Twittera.

    ResponderEliminar
  6. "Lo cierto es que no me caben los ojos en tanta ternura"
    Eres extraordinaria "chiclecito".
    Un tierno beso

    ResponderEliminar
  7. "Una memoria construida en la anticipación de una noche caníbal donde el sexo se sujetaba al amor en un abrazo endémico" .... me gusta.

    ResponderEliminar
  8. La seguridad nunca puede cortar la libertad, pues entonces, bajo el ala seguro de las cosas, la vida no podría darnos sobresaltos, aunque estos duelan como cuchillos.

    ¡Perfecta entrada!

    Cuídate

    ResponderEliminar
  9. Es muy bello tu sentir, muy sentido, besos

    ResponderEliminar
  10. Esto del amor es como vivir en el ojo del huracán, ¿no?
    Es impresionante todo lo que llega a removernos por dentro.

    Mucha luz, cariño.

    ResponderEliminar
  11. He venido a darme un paseo por tu blog y me encuentro con exquisiteces, no puedo dejar de felicitarte por todo lo leído, me voy de aquí con un sabor muy grato de todas las hermosas expresiones que dejas en todo lo que escribes.

    Mi abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  12. Al final de un viaje, todo llega. O si perseguimos algo, creemos desde un firme principio, que conseguiremos dar con él.

    La reseña con la que empiezas me ha encantado.

    Un saludo

    Mario

    ResponderEliminar
  13. Fuiste tú que me sorprendiste, Andrea. Me curvo en una venia, señora Poeta, señora Escritora.
    Igualmente te felicito por la selección de poemas en La donna illuminata.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Esto es la poesía, la revelación de un sentimiento, que el poeta cree que es personal e interior y que el lector reconoce como verdadero.

    ResponderEliminar
  15. las últimas cuatro líneas me dejaron reflexionando.

    ResponderEliminar
  16. Es maravilloso contemplar, que no dejarás de sorprenderme con tus gestos modestos escritos con sangre de tu propia sangre.

    Redimiendo deseos y pasiones, afectos que nos mantienen pacientes a la espera de alguna melodía. A la orilla del mar, donde aún salpican instantes del porvenir las lunas en calma.

    ResponderEliminar
  17. Vaya,es bueno: muy descriptivo y muy intenso...
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  18. Que lindo es tu vecindario

    Abrazo
    Troche

    ResponderEliminar
  19. En medio de esta vorágine que es la vida, somos el ayer que nos borra y el mañana que nos resucita.
    Degustable texto.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  20. joder...yo no puedo sorprenderte...lo hiciste tu...me dejaste con la boca abierta...

    hacia mucho que no te visitaba, me quedo un rato más...

    un beso

    ResponderEliminar
  21. Rondo tu casa en busca de más, esperando tu regreso... como quien mira el horizonte desde la costa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Y te veo caminar, hacia una especie de horizonte, con el alma en las manos y quizas goteando...

    y te beso (contento de reencontrarte)

    druida de noche.

    ResponderEliminar
  23. Hola que disfrutes estos días de fiesta,
    y para el nuevo año que llega se cumplan tus ilusiones.
    ¡¡feliz año 2012!!.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Muy buena entrada! Te invito a conocer mi blog, participa en solidario en la blogoteca. Y si te parece que merece un voto, desde ya muy agradecida!!! Ya faltan dos días nada más para poder votar!! Hasta el 3/2/12.
    Pasa por http://lablogoteca.20minutos.es/todo-preescolar-15750/0/
    saludossssss

    ResponderEliminar