Vocación de hallazgo


Siento la levedad de lo visible
su material ternura
(…)
ese galope ciego de la historia
que avanza cuerpo adentro

el tacto de las cosas que perdimos
la sobriedad  su textura
los ojos y detrás, el valor 
de alentar esa rabia dulce
que sube y se queda.
Erguidos y quietos. 
Ciegos por descuido.
Conjeturando ceremonias
de caricias que aupar en el regazo.
Separando el imperio de lo ardido 
nos traiciona la palabra,
ejerce su nostalgia 
no cede su entusiasmo.


Tú y yo, celebramos tanto
tanta gloria minúscula
tanto ardor volátil
lo extraordinariamente frágil
todas las formas del amor.

Quebramos a partes iguales
el llanto y el sosiego,
sosteniendo razones
por la más débil de las junturas 
sólo
por el placer de estremecerse
prolongar el verso
por calmar el verbo.

Tú y yo, nos iremos pulcros
medidos  ordenados —Matria 
de loca redondez
extendida,
como un arco o una víspera
una liviandad de pájaros
huidos de una aguada de tinta—

12 comentarios:

  1. Es verdad que nos traiciona la palabra, pero cuánto goce nos da... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo Darío, largo, fuerte. Un abrazo con el calorcito de mi agradecimiento.

      Eliminar
  2. Tú y yo, nos iremos pulcros
    medidos ordenados —Matria
    de loca redondez
    extendida,
    como un arco o una víspera
    una liviandad de pájaros
    huidos de una aguada de tinta—


    Yo no se él, pero tú seguro que dejarás rastro,
    que tu poesía seguirá tocando almas
    siempre entre dos aguas
    entre las subidas y bajadasd
    entre el dolor y la felicidad
    así volátiles.

    besos
    y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rayando casi lo insano, subo y bajo, doy vueltas como en una noria de feria para asistir, una vez más, a la única certeza que tengo: La poesía me salva.

      Besos mi ciela, fuertes ( y arrepentidos por dejarme arrastrar por el tiempo y su tiranía, por no estar aquí lo suficiente...)

      Eliminar
  3. En una aguada de tinta se funden los yos alborotando las melenas de los pinceles que el destino loco maneja.


    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace días vengo debatiendo con mi mismidad, ¿azar o destino? lo cierto es que uno u otro están cada vez más locos, por lo que el resultado es el mismo: no tengo remedio y vivo ( o muero) despeinada.

      un puñadito de besos

      Eliminar
  4. Fluimos por la misma oscura tinta que prolonga el verso.

    Besos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea de compartir, el mismo azar o destino (o viceversa) ...o si lo prefieres la misma necesidad vital de aguarse en la palabra me hace sentir "abrazada"

      Besos querido Jorge

      Eliminar
  5. tus palabras tienen esa profundidad, que tdos los poetas anhelamos. me gustó. quiero volver

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Danicienta, es un placer recibirte... pero aún más será esperarte. Que quieras volver me ensancha la sonrisa ( ...y el ego, para qué nos vamos a engañar... ;-))

      Un abrazote fuerte

      Eliminar
  6. No tan solo el decir de tus versos, poeta, es también la rica expresión en tus comentarios que me hacen pensar en una mujer muy cultivada, sensible y tierna, de ahí que tu poesía la disfrute con interés.

    Gracias por esos minutos de sueños que me brindas querida amiga. Vuele un beso a tus cristales.
    ...............Carlos

    ResponderEliminar
  7. Nadie puede tener éxito por sí solo. El éxito siempre ha sido construido y logrado a través de los esfuerzos conjuntos de al menos dos personas. La habilidad más importante para lograr el éxito en cualquier esfuerzo es la capacidad de ser querido y de confianza por ambos. Así que lo convierten en un proyecto serio para hacerse persona agradable ... y creído.

    ResponderEliminar